La empresa también se elige

Imagínate una página de citas. Allí tienes tu perfil y a la primera persona que quiere conocerte y establecer una relación contigo le dices que si, claro después de conocerla, ver que todo es normal y que puedes seguir adelante. Y te conformas, así sin más, con el primero que se te ha acercado.

Esto es lo que sucede muchísimas veces en los portales de empleo. Tu tienes allí tu perfil, una empresa se interesa por ti, y después de una entrevista, ver que todo es normal, aceptas su propuesta. Y te conformas, así sin más, con la primera empresa que se te ha acercado. Si, me puedes decir que has aceptado unas condiciones laborales mínimas, pero no es la empresa de tus sueños.

Parece radical, pero esto es lo que sucede la mayor parte de veces. ¿Dónde ha quedado el elegir tú -proactivamente-  la empresa donde quieres trabajar e ir a por tu puesto de trabajo ideal? Muy lejos, quizás una falta de confianza, quizás un conformismo desmesurado, quizás una falta de ambición. 

Si ahora te pregunto, ¿cuál es tu empresa ideal? ¿qué valores tiene? ¿qué condiciones de trabajo ofrece? ¿qué puesto te interesa? ¿dónde te encantaría estar? Ese debe ser el objetivo y el siguiente paso, trazar un plan de acción para ir a por ello.

Es importante que la empresa donde elijas aportar todo tu talento y aportar así valor vaya alineada con tu manera de ser, si no la relación estará orientada a romperse, más o menos tarde. Es importante que sientas orgullo de tu empresa y te comportes como un embajador de la misma, si no la relación estará de nuevo orientada a romperse, más o menos tarde. Es importante que al pensar con tu empresa sientas emociones positivas que te carguen de energía, si no la relación estará orientada a romperse, más o menos tarde.

Así que mi invitación es que pongas el foco en la meta, en tu objetivo, en la empresa donde te gustaría trabajar y a partir de aquí, crees un plan de acción que te acerque a ella, te de la posibilidad de tener una primera cita, y allí desplegar tus armas de persuasión y conseguir enamorarla tanto, que ella también te elija a ti.

Así funciona el amor, también con la empresa.

¿Te atreves? Mantente Hyper.

 

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *